viernes, 1 de julio de 2011

Historia


Sobre la ciudad de El Vigía hasta ahora no se tiene una información exacta de cuando se fundó, aunque se acepta pragmáticamente la fundación de la misma el año de 1882 cuando finaliza la construccion del ferrocarril Santa Barbara- El Vigía, que se construyó con el fin de llevar los productos agrícolas, principalmente café y cacao, desde los Andes hasta el Lago de Maracaibo y de allí a la ciudad de Maracaibo para ser exportados. En torno a la esta estación y a la sombra de un árbol de tamarindo se desarrollo una pequeña aldea que se conoció a partir de entonces como El Vigía.
Antes de la llegada de los españoles el territorio estaba habitado por una infinidad de pueblos indígenas como los Bubuquí. Los primeros registros históricos que se tienen son del año 1635; cuando todo el territorio que abarca la ciudad actual: "las tierras comprendidas a una banda del río Chama y también en la quebrada de Onia", como reza el documento; fue otorgada por la Corona Española en nombre del primer Capitán General de Mérida Don Alfonso Fernández Valentínal al capitán García Varela, con el fin de "pacificar" a los indios y permitir el asentamiento fincas cacaoteras y ganaderas, las cuales en su desarrollo fueron habitadas en su mayoría por esclavos africanos, pues los españoles y criollos preferían pasar la mayor parte del tiempo en el benigno clima de la cordillera andina.
El origen del nombre de El Vigía puede situarse también en esos primeros registros históricos, el capitán García Varela nombró a su finca con el nombre de El Vigía, por estar ubicada en un punto que domina la llanura aluvial que permitía vigilar el avance de piratas desde el Lago de Maracaibo. Este punto es actualmente conocido como El Iberia. Existen otras versiones del origen del nombre; una dice que cuando se inauguro el ferrocarril en 1892, que partía de Santa Barbara del Zulia, en la estación de llegada había un puesto de vigía que avisaba de la pronta llegada del ferrocarril para preparar los depósitos de agua de la reposta, y se hizo entonces popular la expresión entre los pasajeros del ferrocarril: "ya estamos por llegar a el vigía"; otra afirma que, cuando la región se encontraba prácticamente deshabitada en los años previos a la llegada al ferrocarril, pues la mayoría de las fincas ya no existían, los pobladores de los pueblos vecino como Tovar, Zea o Mesa Bolívar tenían como sitio preferido para cazar los territorios que actualmente ocupa la ciudad. Los cazadores utilizaban la expresión "vamos a vigiar" por "vamos a cazar" y de allí habría tomado nombre la región.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada